ORDEN & JERARQUIA

08.06.2020

En este post me gustaría hacer alusión a la llamada terapia sistémica y constelaciones familiares. Hay un principio básico para el buen funcionamiento de cualquier sistema (familiar, trabajo, amigos...) que es: Orden, Pertenencia y Compensación entre el dar y recibir .

Cuando hablamos de sistema nos referimos a cualquier agrupamiento de seres humanos en un lugar con circunstancias conjuntas como puede ser miembros de una familia o miembros de un grupo de trabajo.

Lo primero a tener en cuenta es el Orden "El orden es lo primero. El respeto al que estaba antes nos lleva a la conexión con lo que siempre estuvo, con ese algo más grande que lo piensa y lo mueve todo tal como es, con el mismo amor hacia cada uno" Brigitte Champettier de Ribes.

Esta cita viene a referirse de la importancia de respetar el orden de llegada por ejemplo de un hermano dentro del sistema familiar, de un hijo, de los abuelos, de los padres... en una empresa pues si somos un empleado que llega en último lugar pues respetar el trabajo y las posiciones de los que estaban antes que yo.

Este orden es vital para que pueda tener lugar el crecimiento personal, espiritual... para entender y honrar nuestro lugar en la vida, ocupar nuestro sitio y que los otros miembros de la familia también lo hagan.

Además curiosamente, cuando nosotros ocupamos nuestro verdadero lugar en el seno familiar con respecto a nuestros padres... todos los miembros familiares energéticamente van a ser movidos y van a ir ocupando también sus respectivos lugares. Esto podría causar incomodidad y en cierta manera tensión pues no deja de ser sacar a una persona de su "zona de confort".

Tengamos siempre presente la importancia de dar a cada persona su lugar en la familia. Si excluimos a algún miembro familiar del sistema, este quedará grabado y hará por ser remplazado por otras personas del mismo sistema familiar (donde se ha producido la exclusión) hasta ser incluido y reconocido.


En cuanto a la Pertenencia nos referimos al hecho de identificar si estamos remplazando a algún ancestro... algún miembro de la familia, alguna persona del círculo de nuestros padres que en su momento no fue bien visto, no fue aceptado/a, que por el motivo que sea se fue con asuntos pendientes en cuanto al sistema familiar se refiere. Y nosotr@s lo estamos remplazando inconscientemente. ¿Cómo nos damos cuenta de esto? pues bien... hay numerosas situaciones que nos pueden dar a pié a sentir que quizá esto pueda estar dando lugar.

Como por ejemplo...

Quizá con mamá tenemos una relación de absoluta confianza donde nos contamos absolutamente todo, salimos de fiesta juntas...¿quizá "fardemos" de que nuestra madre es como nuestra mejor amiga? o ¿quizá en la mayoría de las veces somos la madre de nuestra madre?

Con nuestro padre puede pasar exactamente lo mismo...¿tenemos una relación padre-hijo? ¿o se asemeja a una amistad? ¿Podríamos ser la madre / padre de nuestro padre (siempre hablando energéticamente) por el número de veces en el que actuamos como su protector/a?

Todo Orden, toda Pertenencia comienza por la relación y vinculación con los padres (si por circunstancias de la vida la persona no ha conocido a su padre/madre biológico, estos deben tener igualmente su lugar como dadores de vida y serán los "cuidadores" esas personas que decidieron actuar como padres o madres)

Te propongo el siguiente ejercicio:

Siéntate en una silla donde puedas tener la espalda recta y los pies en contacto con el suelo.

Cierra los ojos.

Abre tu mente y tu corazón a la visualización.

Imagina que tienes enfrente tuya a tu madre y a su derecha (a tu izquierda) estaría colocado tu padre.

Primero empezamos con mamá... ¿Cómo me veo respecto a ella? (energéticamente hablando) ¿Me siento más grande y voluptuoso? ¿quizá mas pequeño? ¿o mucho, mucho más pequeño? Quizá me sienta y me vea como de igual a igual...

Si me siento más grande, mayor que mi madre significa que posiblemente esté reemplazando a un ancestro anterior a mi madre, bien sea una persona de la generación de los abuelos o bisabuelos.

Si me siento de igual a igual es posible que esté reemplazando a una persona de la misma generación de mi madre, por ejemplo, un novio (el cual no fue aceptado ni dado su lugar en la familia)

Si me siento muchísimo mas pequeño es probable que esté reemplazando a un bebé fallecido (el cual quiso ser olvidado y excluido del sistema)

¡Ojo! con las situaciones de por ejemplo, abortos. Son circunstancias de mucho dolor en las que los padres a veces actúan "corriendo un túpido velo" como mecanismo inconsciente para no sufrir. O bien con la intención de recordar siempre al bebé fallecido, al hijo venidero le ponen el mismo nombre que iba a tener o que tenía éste que ha fallecido. El hecho de poner el mismo nombre al hijo venidero le cargará energéticamente de algo que no le corresponde. El bebé aún fallecido tiene su nombre y su lugar en el sistema y esto no debe ser reemplazado (aunque el bebé no llegase a nacer).

Hacemos este ejercicio de visualizarnos en relación a nuestra madre y por consiguiente a nuestro padre y hacemos por ver a la persona que estamos reemplazando, visualizarla detrás de mi madre (si me siento mayor), al lado de ella (si me siento de igual a igual) o si me siento muy, muy, pequeño visualizamos al bebé.

Visualizamos a esta persona y decimos las siguientes frases:

"Te veo"

"Te estoy reemplazando"

"Con todo mi amor te abro mi corazón"

"Y ahora te devuelvo a tu lugar. Yo elijo quedarme en mi lugar"

"GRACIAS"

Podemos repetir el ejercicio tantas veces sintamos necesario. Hasta que en relación a nuestra madre nos sintamos ligeramente mas pequeños que ella. Porque es así, somos hijos de nuestra madre,hijos de nuestro padre.