Blog

En el apartado de "BLOG" se irán subiendo diferentes post de diferentes temáticas con ejercicios que confío puedan aportar, ayudar... a llevar una vida más consciente.

Os animo a que escribáis sugerencias, inquietudes sobre lo que sintáis, preguntas sobre algún tema... al e-mail ferrerterapeuta@gmail.com . Así podremos ir subiendo post según vuestras peticiones. 

"Porque darnos cuenta es el primer paso para liberarnos"     Ferrer T.

MEDITACIÓN 

Hay circunstancias en las que la simple idea de meditar puede parecer una utopía... "con el lío que tengo yo ahora mismo como para ponerme a meditar","es que no tengo un sitio adecuado en casa para meditar"... y muchas frases más que si nos observamos seguramente nos encontremos con que en realidad son resistencias.

Meditar es un acto de estar con uno mismo y esto si no estamos acostumbrados puede provocar bastante vértigo. Pues en uno mismo están las sombras, pensamientos, emociones rechazadas... y si esto nos incomoda pues hacemos por no mirar ahí, hacemos por no abrir ese cajón y miramos hacia otro lado, pensando que así todo será mas fácil y más liviano.

Pero queramos o no todo lo que no aceptamos de nosotr@s mismos, todo lo rechazado... se ve proyectado en nuestro mundo, en las personas con las que tratamos, en nuestro trabajo, familia... etc.

Como dice CG Jung: "Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma"

Si de primeras no estamos acostumbrad@s a meditar, tomándonos los minutos que sean necesarios (lo ideal es ir progresivamente aumentando el tiempo, pero podemos empezar por 5 minutos) estando sentados con la espalda manteniendo una verticalidad, focalizando en la respiración al inspirar y al expirar... podemos recurrir a otros tipos de meditaciones igualmente efectivas. Como son las meditaciones activas.

Yo personalmente considero que estas meditaciones poseen un alto porcentaje de efectividad sobre personas con tendencia al control y a la sobreactividad en el día a día. Al menos durante el proceso hacia una meditación mas estática físicamente. La meditación activa es una práctica meditativa para estar AQUÍ Y AHORA. Estar presente en el momento. Puedes emplear la meditación activa cuando paseas observando cada uno de tus pasos, observando a cada instante tu cuerpo y su respiración. Poner la atención en los latidos del corazón también nos ayudará.

Y en estos días de confinamiento en los que estamos resguardados en casa, podemos emplear la meditación activa en actividades tan rutinarias como pueden ser fregar, lavarnos los dientes, limpiar, cocinar... se trata de observar, estar presente en cada uno de los pasos de la actividad que realizo. Y si la mente viaja a pensamientos del pasado o del futuro ¡no pasa nada! Con total amabilidad hago por darme cuenta de esto y regreso al momento presente. Observar la actividad mental y su intención de ir de un pensamiento a otro como cuando estás esperando al metro y ves los trenes pasar delante tuya (que es lo denominado conciencia Testigo).

Te propongo el siguiente ejercicio:

Elige al menos una vez al día una actividad en casa.

¡Sin juicios! sea la que sea (a poder ser una actividad que te motive en cierto modo hacer)

Y juega a observar cada uno de los movimientos que realizas para desempeñar dicha actividad.

Observa cómo responde a estos estímulos tu cuerpo ¡todo lo que suceda está bien!

Obsérvalo ayudándote de la respiración. Que ella sea tu aliada en esta actividad.

Al terminar te invito a que escribas en un papel cómo te has sentido al respecto y los pensamientos y sentimientos que has ido observando.

EXPECTATIVAS VS REALIDAD

Te propongo el siguiente ejercicio:

Por la mañana al comenzar el día (bien sea al abrir los ojos en la cama, tomando el café, en la ducha...) tomamos una serie de respiraciones profundas con consciencia del aire que inspiro y del aire que expiro y nos decimos las siguientes frases:

Hoy, acepto la vida y sus circunstancias tal y como son. Hoy, decido sorprenderme.

Todo está bien en mi mundo. Abro los brazos a lo que venga. Estoy preparado/a"

Cuántas veces nos hemos visto en la situación de recibir un jarrón de agua fría desde la coronilla hasta los pies ante algún acontecimiento. Cuántas veces hemos dicho la frase "ha sucedido todo lo contrario a lo que me esperaba" y esto ha causado en nosotros una gran decepción y desilusión ante la realidad que estamos viviendo...

El tener expectativas ante la vida es algo que ya lo tenemos súper automatizado en nuestro día a día. Tenemos expectativas en nuestro trabajo, en la familia, amigos, pareja... y cómo no, en nosotr@s mism@s, en nuestro cuerpo, en nuestras emociones...

Aunque ¡ojo! también nos ha pasado lo contrario... de quedarnos sorprendidísimos para bien sobre alguna situación que no esperábamos que así aconteciera.

No todo en las expectativas es "más negativo que positivo". El tener expectativas también nos ayuda a motivarnos, a crear objetivos, metas... y con ello esforzarnos por conseguirlo. Las expectativas pueden resultar motivacionales. Lo contraproducente puede llegar cuando esas expectativas implican salirnos, ausentarnos de nosotros mismos, de nuestras verdaderas necesidades por cumplir tales objetivos que quizá por circunstancias (y no porque seamos mejor o peor) no están aún en posibilidad de aparecer en nuestro camino. O que ni siquiera son expectativas con las que queremos cumplir. Muchas de ellas son impuestas por la familia, por la sociedad... así que preguntémonos ¿es realmente ésto lo que yo como un ser humano individual y responsable de mí mismo quiero en mi vida y para mí? Sí es sí... preguntémonos... ¿Para qué?

La vida es sabia, y constantemente nos pone en el camino todo aquello que podemos afrontar, ya sea "positivo" o "negativo". Lo que aún no está en nuestra vida quizá es porque así tiene que ser. Porque todo llega en el momento que tiene que llegar.

Prestemos atención a estas expectativas que nos aturden, que favorecen a la ansiedad, que nos bloquean... que por estar tan pendientes de lo que "debería ser" nos perdemos el milagro de lo que realmente es y está sucediendo aquí y ahora. Muchas de las expectativas están fundadas en carencias emocionales, traumas... aprendamos a mirar esto para liberarnos, soltar y vivir con una mayor relajación y aceptación. 

AMOR O ¿AMOR?

Vivimos en una sociedad que convive con un concepto de "relación","pareja","amor"... bastante sufrido. Aún recuerdo esas palabras de mi abuela y de mi madre " hija, quien bien te quiere ... te hará llorar "

Escuchar esto una y otra vez cuando eres pequeño hace que en nuestra vida adulta tenga una repercusión enorme. Y más aún si dicha infancia ha estado reforzada por un patrón de sumisión, violencia, dependencia y/o malos tratos.

Siento que es de vital importancia aprender a conocernos por dentro, entender cuáles son nuestras heridas, ver a nuestro niño/a interior herido. Pues esto será un factor determinante en cómo vivamos nuestras relaciones adultas. Y no solo me refiero a las relaciones sentimentales.

Prestemos atención a cuáles son nuestros comportamientos en estas. Si se parece o nos recuerda a cómo se comportaban nuestra madre, nuestro padre... Quizá estemos cansados y sintamos que al final siempre acabamos atraídos a un tipo de relación, un prototipo de persona.. y que al final salimos dañados de ello y parece que no aprendemos. Como que siempre tropezamos con la misma piedra. Esto se debe en gran parte a patrones que tenemos íntimamente conectados a nuestro inconsciente. Patrones que quizá aprendimos en el pasado, en la relación de nuestros padres... incluso también traumas en la infancia (ya seamos conscientes o inconscientes de ello) que tienen su repercusión en el presente.

Existe un libro el cual os recomiendo "Amar o Depender" de Walter Riso. El cual nos habla del apego afectivo en las relaciones.

Cuántas veces sin ser conscientes de ello hacemos responsable a la otra persona de nuestras carencias. "No me dejes nunca","Sin tí, no sabría vivir" y un sin fin de frases socialmente consideradas románticas pero que en el fondo no son mas que un manifiesto de dependencia y apego afectivo.

Observemos ésto y decidámonos a romper esas reglas, esos patrones. Decidámonos a darnos cuenta si es amor real o es miedo a estar solo. Si es amor o dependencia... Descubramos si realmente nos estamos amando a nosotros/a mismos pues si no es así... no podremos amar al otro desde un lugar sano.

ORDEN Y JERARQUÍA

Te propongo el siguiente ejercicio:

Siéntate en una silla donde puedas tener la espalda recta y los pies en contacto con el suelo.

Cierra los ojos.

Abre tu mente y tu corazón a la visualización.

Imagina que tienes enfrente tuya a tu madre y a su derecha (a tu izquierda) estaría colocado tu padre.

Primero empezamos con mamá... ¿Cómo me veo respecto a ella? (energéticamente hablando) ¿Me siento más grande y voluptuoso? ¿quizá mas pequeño? ¿o mucho, mucho más pequeño? Quizá me sienta y me vea como de igual a igual...

Si me siento más grande, mayor que mi madre significa que posiblemente esté reemplazando a un ancestro anterior a mi madre, bien sea una persona de la generación de los abuelos o bisabuelos.

Si me siento de igual a igual es posible que esté reemplazando a una persona de la misma generación de mi madre, por ejemplo, un novio (el cual no fue aceptado ni dado su lugar en la familia)

Si me siento muchísimo mas pequeño es probable que esté reemplazando a un bebé fallecido (el cual quiso ser olvidado y excluido del sistema)

¡Ojo! con las situaciones de por ejemplo, abortos. Son circunstancias de mucho dolor en las que los padres a veces actúan "corriendo un túpido velo" como mecanismo inconsciente para no sufrir. O bien con la intención de recordar siempre al bebé fallecido, al hijo venidero le ponen el mismo nombre que iba a tener o que tenía éste que ha fallecido. El hecho de poner el mismo nombre al hijo venidero le cargará energéticamente de algo que no le corresponde. El bebé aún fallecido tiene su nombre y su lugar en el sistema y esto no debe ser reemplazado (aunque el bebé no llegase a nacer).

Hacemos este ejercicio de visualizarnos en relación a nuestra madre y por consiguiente a nuestro padre y hacemos por ver a la persona que estamos reemplazando, visualizarla detrás de mi madre (si me siento mayor), al lado de ella (si me siento de igual a igual) o si me siento muy, muy, pequeño visualizamos al bebé.

Visualizamos a esta persona y decimos las siguientes frases:

"Te veo"

"Te estoy reemplazando"

"Con todo mi amor te abro mi corazón"

"Y ahora te devuelvo a tu lugar. Yo elijo quedarme en mi lugar"

"GRACIAS"

Podemos repetir el ejercicio tantas veces sintamos necesario. Hasta que en relación a nuestra madre nos sintamos ligeramente mas pequeños que ella. Porque es así, somos hijos de nuestra madre,hijos de nuestro padre.

En este post me gustaría hacer alusión a la llamada terapia sistémica y constelaciones familiares. Hay un principio básico para el buen funcionamiento de cualquier sistema (familiar, trabajo, amigos...) que es: Orden, Pertenencia y Compensación entre el dar y recibir .

Cuando hablamos de sistema nos referimos a cualquier agrupamiento de seres humanos en un lugar con circunstancias conjuntas como puede ser miembros de una familia o miembros de un grupo de trabajo.

Lo primero a tener en cuenta es el Orden "El orden es lo primero. El respeto al que estaba antes nos lleva a la conexión con lo que siempre estuvo, con ese algo más grande que lo piensa y lo mueve todo tal como es, con el mismo amor hacia cada uno" Brigitte Champettier de Ribes.

Esta cita viene a referirse de la importancia de respetar el orden de llegada por ejemplo de un hermano dentro del sistema familiar, de un hijo, de los abuelos, de los padres... en una empresa pues si somos un empleado que llega en último lugar pues respetar el trabajo y las posiciones de los que estaban antes que yo.

Este orden es vital para que pueda tener lugar el crecimiento personal, espiritual... para entender y honrar nuestro lugar en la vida, ocupar nuestro sitio y que los otros miembros de la familia también lo hagan.

Además curiosamente, cuando nosotros ocupamos nuestro verdadero lugar en el seno familiar con respecto a nuestros padres... todos los miembros familiares energéticamente van a ser movidos y van a ir ocupando también sus respectivos lugares. Esto podría causar incomodidad y en cierta manera tensión pues no deja de ser sacar a una persona de su "zona de confort".


Tengamos siempre presente la importancia de dar a cada persona su lugar en la familia. Si excluimos a algún miembro familiar del sistema, este quedará grabado y hará por ser remplazado por otras personas del mismo sistema familiar (donde se ha producido la exclusión) hasta ser incluido y reconocido.


En cuanto a la Pertenencia nos referimos al hecho de identificar si estamos remplazando a algún ancestro... algún miembro de la familia, alguna persona del círculo de nuestros padres que en su momento no fue bien visto, no fue aceptado/a, que por el motivo que sea se fue con asuntos pendientes en cuanto al sistema familiar se refiere. Y nosotr@s lo estamos remplazando inconscientemente. ¿Cómo nos damos cuenta de esto? pues bien... hay numerosas situaciones que nos pueden dar a pié a sentir que quizá esto pueda estar dando lugar.

Como por ejemplo...

Quizá con mamá tenemos una relación de absoluta confianza donde nos contamos absolutamente todo, salimos de fiesta juntas...¿quizá "fardemos" de que nuestra madre es como nuestra mejor amiga? o ¿quizá en la mayoría de las veces somos la madre de nuestra madre?

Con nuestro padre puede pasar exactamente lo mismo...¿tenemos una relación padre-hijo? ¿o se asemeja a una amistad? ¿Podríamos ser la madre / padre de nuestro padre (siempre hablando energéticamente) por el número de veces en el que actuamos como su protector/a?

Todo Orden, toda Pertenencia comienza por la relación y vinculación con los padres (si por circunstancias de la vida la persona no ha conocido a su padre/madre biológico, estos deben tener igualmente su lugar como dadores de vida y serán los "cuidadores" esas personas que decidieron actuar como padres o madres)

"La energía más poderosa... la energía del AMOR"  Ferrer T.

Cuando tu EX... es tu EX

Todos/as tenemos en nuestra vida a un EX. Ése o ésa ex que se clava en el pecho y aseguramos en una especie de pacto diabólico con nosotros mismos que no vamos a olvidar. Ex que tiene en su portería todos los balones que le hemos ido mandando de inseguridades, traumas, complejos...

Todos/as hemos vivido, o quizá lo estés viviendo, ese momento en el que sientes que se acaba el mundo. Y es cierto. En cierta manera se acaba. Se acaba la antigua piel para salir la nueva. Muere una etapa y comienza una nueva. Como cuando muda de piel una serpiente.

En cierto modo es vivir un duelo. Una perdida. Que puede llegar de repente, que la puedes ir viendo venir desde lejos... Vivido desde el ego es una perdida de un ser amado. Ese ideal de la persona que amábamos o que amamos ya no está. En la mayoría de las veces juraremos haber "desenmascarado" o "redescubrir" a una persona que no parecía ser con la que dormíamos el primer mes de estar juntos ¿verdad? La perdida de ese ideal es también un duelo.

Pues bien, déjame decirte de la importancia de que cada cosa, persona, circunstancia... en la vida tenga su lugar. Y el lugar del "ex" es el lugar del "ex".

Un lugar a veces poco conocido por muchos (pues muchas veces vivimos en un falso presente estando con otras personas pero seguimos pensando e incluso inconscientemente esperando a este "ex"). Permíteme contarte cómo es este lugar:

Es un lugar en lo alto de la montaña, donde solo podrás llegar con el vehículo de la consciencia.

Es frondoso, te encontrarás muchísimas ramas, árboles caídos (y no por ello menos fuertes), matorrales que seguramente al pasar te arañen la ropa y te lleves algún rasguño que otro. Pero tranquilo/a, no te va a matar.

Vé con atención porque hay espectros!

Espectros que te hablarán de tus miedos (la mayor parte de ellos inculcados por tu infancia, padres...). Espectros que te susurrarán con palabras de negación, de ilusión... con tal de que salgas de allí. Tranquilo/a tampoco pasa nada, con que sepas y tomes consciencia de que son espectros, todo estará bien.

Una vez pases por todo ello vas a llegar a una colina que está en lo alto, ¡es preciosa! Y dicen que a medida la frecuentes cada día te inunda más y más una sensación de bienestar.

Una vez llegues, siéntate y observa todo tu mundo que queda bajo tus pies. No hablo de sentirte superior. Hablo de mirar desde la mirada de pájaro, desde la mirada de dragón.

Observo todo lo que ocurre pero no, esta vez no dejo que me arrastre.

Y...¡allí está! ¿La ves? Allí está esa relación, con esa persona. Allí está esa vivencia.

Vayamos a recoger todos los balones que le hemos echado y asumamos la responsabilidad que nos atañe. Miremos esa relación desde los ojos del adulto que somos y nos corresponde ser.

Esa persona ha sido nuestro espejo durante todo ese tiempo. Asumamos que hemos visto nuestros traumas, miedos, angustias de humanos (aunque la mayoría de las veces no queramos aceptar haberlo visto).

Olvida el concepto PARA SIEMPRE. La vida es cíclica. Si ni en la naturaleza nada es para siempre ¿lo va ser en tu vida?

Acepta a tu EGO lastimado, a tu EGO dependiente... y comprende que nadie es de nadie. Que vuestras almas se unieron en un momento determinado para aprender juntas... pero que cuando ese aprendizaje llegó a su fin, la relación afectiva de la manera en la que la tenias concebida también llega.

Que no existe culpa, si no RESPONSABILIDAD de lo ocurrido. Es vital que cada uno se vaya de la relación con su cajita de cosas aprendidas.

Y si sigues amándole, amándola... observa si a quien sigues amando es a ésa persona o al ideal que creaste. Observa si es un mecanismo para sufrir y "pagar tu culpa" porque por alguna razón te sientas culpable.

Todos nos equivocamos y todos aprendemos. Si consideras que te hirieron, te hicieron daño... comprende que también se lo hizo a él/ella mismo (aunque ni se dé cuenta).

Recuerda que hasta el más malo de la película, es "malo" por alguna razón. El "malo" también sufre.

Cada vez que le recuerdes, mándale luz y mucho amor, amor puro. Donde el apego no tiene lugar.

Deja que vibre todo tu chakra corazón y conecte con las vibraciones positivas.

Pues de la otra manera estarás conectando con todo lo negativo... ¿quieres eso en tu vida?

Y por último.... recuerda que AMASTE y seguramente con todas tus fuerzas. Y eso, créeme es de los mas grandes superpoderes y fortalezas. 

Te escucho

Por favor, introduce tus datos y te responderemos tan pronto nos sea posible.