AMOR O ¿AMOR?

25.05.2020

Vivimos en una sociedad que convive con un concepto de "relación","pareja","amor"... bastante sufrido. Aún recuerdo esas palabras de mi abuela y de mi madre " hija, quien bien te quiere ... te hará llorar "

Escuchar esto una y otra vez cuando eres pequeño hace que en nuestra vida adulta tenga una repercusión enorme. Y más aún si dicha infancia ha estado reforzada por un patrón de sumisión, violencia, dependencia y/o malos tratos.

Siento que es de vital importancia aprender a conocernos por dentro, entender cuáles son nuestras heridas, ver a nuestro niño/a interior herido. Pues esto será un factor determinante en cómo vivamos nuestras relaciones adultas. Y no solo me refiero a las relaciones sentimentales.

Prestemos atención a cuáles son nuestros comportamientos en estas. Si se parece o nos recuerda a cómo se comportaban nuestra madre, nuestro padre... Quizá estemos cansados y sintamos que al final siempre acabamos atraídos a un tipo de relación, un prototipo de persona.. y que al final salimos dañados de ello y parece que no aprendemos. Como que siempre tropezamos con la misma piedra. Esto se debe en gran parte a patrones que tenemos íntimamente conectados a nuestro inconsciente. Patrones que quizá aprendimos en el pasado, en la relación de nuestros padres... incluso también traumas en la infancia (ya seamos conscientes o inconscientes de ello) que tienen su repercusión en el presente.

Existe un libro el cual os recomiendo "Amar o Depender" de Walter Riso. El cual nos habla del apego afectivo en las relaciones.

Cuántas veces sin ser conscientes de ello hacemos responsable a la otra persona de nuestras carencias. "No me dejes nunca","Sin tí, no sabría vivir" y un sin fin de frases socialmente consideradas románticas pero que en el fondo no son mas que un manifiesto de dependencia y apego afectivo.

Observemos esto y decidámonos a romper esas reglas, esos patrones. Decidámonos a darnos cuenta si es amor real o es miedo a estar solo. Si es amor o dependencia... Descubramos si realmente nos estamos amando a nosotros/a mismos pues si no es así... no podremos amar al otro desde un lugar sano.